La técnica en los descensos

Después de mi viaje a los Pirienos se me ha venido a la cabeza escribir un artículo sobre las bajadas de los grandes puertos. Creo que será interesante dar a conocer, si no se sabe ya, algunos conceptos imprescindibles a la hora de afrontar un difícil descenso de un puerto de cierta importancia. Tal vez mucha gente ya sepa todo esto que estoy contando pero también creo que habrá otro grupo de gente que esté empezando o simplemente no tenga en cuenta alguno de los factores que intenvienen en un descenso. Para mi hay tres grandes conceptos: la técnica sobre la bicicleta; concentración y frescura mental; y por último la equipación. Estos tres tienen que ir juntos, no sirve de nada tener técnica y concentración si se va mal equipado. Ni estar perfectamente vestido pero no tener esa frescura mental necesaria para afrontar las curvas y la alta velocidad. Son tres pilares que forman uno solo.

En este artículo se hablará de la técnica sobre la bicicleta (de carretera) con algunos conceptos básicos y alguns trucos. Uno ya lleva sobre sus espaldas grandes descensos de grandes puertos como pueden ser Tourmalet, Aubisque, Stelvio, Gavia, etc...Unos más fáciles que otros y otros te marcan por su dificultad por lo que es fundamental tener una técnica mínima para poder afrontarlos con seguridad y no caerse. Aquí van algunos consejos sobre técnica en descensos:

Agarrarse abajo del manillar

Para muchos puede ser un poco incómodo según como tengan el manillar de corto, largo, alto o bajo pero es fundamental ajustárselo para poder estar más o menos cómodo en esta postura. Con esta postura se consiguen dos mejoras: un mejor acceso a los frenos donde los dedos índice y corazón son los que tienen que dar presión al freno en su justa medida; y una segunda mejora es el punto de gravedad que al estar más bajo se consigue un mejor paso por curva y es más fácil "domar" la bicicleta.

Frenar

Está claro que frenar es algo necesario a la hora de bajar un puerto por lo que los frenos deberán estar perfectamente (alineados, con tensión y una zona de frenada limpia).  Por mi largo y peligroso que sea el descenso no se puede estar siempre frenando la bici porque esto calentará muchísimo los frenos y nos podemos quedar sin ellos en algún punto por lo que es importante soltar de vez en cuando la bici para "refrigerarlos". También entra en juego los dedos que si se mantienen en constante tensión se pueden "encasquillar" y perder algo de sensibilidad. Tanto el freno delantero como el trasero tienen su labor dentro del frenado de bici, el delantero es el que hace gran parte de la presión y el trasero es el que ajusta o corrije la frenada por lo que el delantero podríamos decir que puede trabajar un 70% y el trasero un 30%. Esto puede cambiar según condiciones de meteorológicas.

Paso por curva

El paso por curva es algo fundamental en los descensos, bien para sentirse seguro o bien para alcanzar gran velocidad. Si hablamos de curvas cerradas o de herradura la técnica de frenado óptima debería ser la siguiente. Se empieza colocándose en la trazada correcta, lo más abierto en el sentido inverso a la curva. Es decir, si la curva es a izquierda se tiene que colocar lo más a la derecha posible. Durante este proceso de colocación para la trazada se empieza a frenar suavemente siguiendo la técnica del frenado delantero/trasero. Cuando se está dentro de la curva se tiene que orientar la bici y empezar la trazada, una vez dentro de la curva con la bici "en el sitio" se va soltando los frenos y se lanza la bici. Muchos de los errores que se comenten en el paso por curva es empezar a frenar lo más tarde posible, apurando la frenada, llegando al vértice de la curva con demasiada tensión en los frenos. En este punto si no lo haces perfecto tendrás que rectificar tocando el freno delantero o trasero de forma brusca y lo más seguro es que toques con tu cuerpo en el suelo. La mejor técnica es frenar antes de la curva, colocar la bici por el sitio y soltar frenos a mitad de curva, de esta forma se tendrá mucho más tiempo para rectificar la velocidad de la bici y será menos brusco. Además se saldrá mucho más rápido de ella lanzando la bici para la siguiente curva.

Si las condiciones son de lluvía se tendrá que modificar un poco todo esto e intentar frenar mucho menos brusco que en seco, haciéndolo antes. Bajo estas condiciones se tendrá que usar menos el freno delantero que el trasero estando ambos a la par, 50% en su uso. Si se comete un error o se te va la bici de la parte delantera no hay margen de maniobra para corregir, sin embargo si se puede llegar a controlar la bici si se va de la parte trasera por eso es importante en condiciones de lluvía no frenar demasiado con el freno delantero y hacerlo un poco más con el trasero.

Presión en los neumáticos

Son apenas unos centrímetros los que junta el asfalto con la bicicleta por lo que dicha superficie es fundamental para un buen descenso. Lo normal es salir de ruta con una presión tanto delantera como trasera digamos standard. Sin embargo hay situaciones que nos pueden llevar a modificar dicha presión sobre todo cuando el asfalto es muy irregular o botoso, y cuando llueve. Quitando presión de los neumáticos se logra más superficie de contacto con el asfalto, una mejor adherencia y seguridad. Si el asfalto es irregular o botoso y tenemos mucha presión la bicicleta puede botar más y estar más tiempo en el aire por lo que el control sobre ella será mucho menor. Podríamos decir que tendríamos una bici "nerviosa" y nos puede hacer algún extraño. Será más difícil de conducir por el sitio con la mayor suavidad posible. Con lluvía y con menos presión tenemos más superficie de contacto con el asfalto y así disminuimos las posibilidades de desbalar por el agua.

Vista al frente

Puede que esto sea lo menos comentado de los descensos o que incluso sea una opinión personal pero el mantener la vista el frente durante todo el descenso es fundamental. Si estamos constántemente mirando justo delante de nuestra bici no podremos adelantarnos a un posible obstáculo en la carretera, bien sea por irregularidades en el asfalto o por algún objeto en la calzada. Si estamos pendiente excesivamete de lo que pasa a 2 metros de nuestra rueda delantera tendremos una necesidad de corregir la trazada de un lado para otro y así tener una condución muy poco suave y más nerviosa. Si por el contrario estamos mirando siempre al frente podremos hacer trazadas más suaves y con más control sobre la bicicleta. Estando en medio de una curva ya se tiene que empezar a mirar a la siguiente para colocarse en el sitio correcto, de esta forma lograremos unas trazadas más limpias en todas las curvas. Si se mira muy cerca se puede hacer un paso por curva bueno pero los dos siguientes malos porque no te has adelantado a la siguiente curva. Recordad que en un descenso no vale con hacer 5 trazadas de sobresaliente y 15 de suspenso, porque cada suspenso puede ser una caída.

Si hablamos de técnica en los descensos se me vienen a la cabeza grandes bajadores como Paolo Savoldelli, Abraham Olano, Marco Pantani, Samuel Sánchez o Chechu Rubiera entre muchos otros. Por el contrario hay otros ciclistas que no anda sobrado de técnica en estos descensos, sobre todo cuando se trata de descensos peligrosos o bajo condiciones de lluvía. Algunos ejemplos pueden ser Alex Zülle o Ivan Basso entre otros.


No hay comentarios